Bra Fitting Estética

Según los mejores cirujanos plásticos, el uso del sujetador correcto es obligatorio para todas las mujeres que se sometan a una cirugía mamaria. En cualquier intervención, tiene dos funciones principales: por un lado, ayudar a mantener la inversión hecha en el cuerpo, evitando futuras intervenciones que podrán surgir como consecuencia de la pérdida de densidad y firmeza y, por otro lado, sacar todo el partido a esta nueva imagen.

Es el asesoramiento gratuito que ayuda a las mujeres que han pasado por una cirugía estética mamaria a encontrar la talla y el modelo correctos de sujetador. Tanto la mamoplastia de aumento como la reducción mamaria y la mastopexia (elevación de senos), van a cambiar el volumen y el formato de su pecho. Por consiguiente, ¡La talla y los modelos de sujetador también cambiarán! 

Dichos y situaciones específicas

Mamoplastia de Aumento

La mamoplastia de aumento tiene como objetivo aumentar el tamaño de la mama a través de la colocación de implantes mamarios. En este tipo de cirugía, el envoltorio donde se coloca la silicona es más denso que los que constituyen la mama, causando una presión adicional sobre la piel. Con el sujetador correcto, sentirás comodidad y sujeción, volviendo posible sujetar.

Mamoplastia de Reducción

Esta intervención disminuye el volumen mamario, al mismo tiempo que mejora el formato y el aspecto general de la mama. En estos casos, es fundamental que se use el sujetador en la talla correcta, que no comprima el pecho, y con el ajuste de contorno y copa adecuado al nuevo tamaño. La comodidad es primordial hasta que las cicatrices estén curadas.

Mastopexia

El objetivo de esta cirugía es remodelar y elevar el pecho que ha quedado caído. Como consecuencia, tras la cirugía, el formato del pecho se ve alterado, y algunas veces, la talla también, por lo que es esencial saber cuál es nuestra nueva talla y los nuevos modelos de sujetador que debemos usar. Descuidar el uso de la talla correcta de sujetador, que proporciona la debida sujeción a la mama, hará que el pecho vuelva a caer.

¿Por qué invertir en nuevos sujetadores?

Tras una cirugía estética, el tamaño del pecho cambia y, como consecuencia, la talla de sujetador también cambiará. Hay que olvidar el mito de que, tras este tipo de intervención, se puedan usar cualquier sujetador e incluso, ¡Prescindir de él! Sigue siendo básico sujetar el pecho. El uso del sujetador correcto ayudará a cuidar esta nueva imagen y realzará el escote.

La nueva talla de sujetador

Saber cuál es la talla de sujetador que debemos usar es siempre un tema que despierta muchas dudas y, no es una excepción tras una operación de cirugía estética mamaria. Algo muy importante es tener en cuenta es que el tamaño de copa, es decir, la letra, ha cambiado, por lo que, al comprar un nuevo sujetador, la talla de contorno (número) no cambia. Esto, claro, si asumiéramos que antes de la operación ya se usase la talla correcta. Por ejemplo, si antes alguien usaba una 85B y ha aumentado su tamaño de pecho mediante una cirugía, ahora podrá tener una 85D, DD, E u otra, dependiendo del implante que se haya colocado. Una 85B no podrá ser una 90B tras una operación, porque durante una cirugía mamaria no se aumenta el tamaño de contorno (perímetro de tórax), sino el de la copa. Para no fallar en la talla, se debe realizar un Bra Fitting Estética en una de nuestras tiendas.

 

Soluciones Dama de Copas

La mamoplastia de aumento y el sujetador correcto 

Después de este tipo de cirugías, es frecuente la creencia de que se podrá pasar a usar cualquier sujetador o, incluso, ir sin sujetador, ¡Nada podría estar más equivocado! El pecho se vuelve más pesado, por lo que es aún más importante sujetarlo. Es una tanto cuestión de salud para la espalda, como una cuestión estética: tras la cirugía el pecho pasará por distintos cambios, pudiendo volver a caer. El uso del sujetador correcto prevendrá que esto ocurra. Hasta llegar a una total recuperación, se deben usar sujetadores de comodidad, sin aros, no solo durante el día, también a la hora de dormir o descansar. De esta forma el peso extra quedará aliviado y el pecho estará inmóvil, facilitando la recuperación. Después de este periodo, es el momento de renovar el armario de lencería, garantizando que cada modelo se encuentre en la talla correcta: contorno ajustado y el aro acompañando la base de la mama, para que éste no pise el implante. Se podrán usar distintos tipos de sujetadores, dependiendo del gusto personal y el estilo al vestir.

La reducción mamaria y el sujetador correcto

Este tipo de cirugía, por norma, implica una recuperación más dilatada. Recomendamos el uso de sujetador3es sin aros, tanto en el día a día como para dormir, en los dos o tres meses siguientes. Sin embargo, se deberá consultar siempre al médico, pues el tiempo de recuperación varía. Después de este tiempo, se podrán usar sujetadores con aros, desde que sean de la talla y el modelo correctos para las nuevas características del pecho. En general, el pecho reducido tiene una base más alargada, en comparación al volumen, por lo que, para encontrar el modelo adecuado, se necesitará ayuda especializada. De acuerdo con nuestra experiencia, los modelos en estilo balconnet son los ideales para la mayor parte de estos casos, ya que tienen el aro más abierto que no presionará la cicatriz. Atención, ¡El pecho reducido puede volver a crecer! Es necesario revisar la talla de sujetador después de seis meses del ultimo asesoramiento, o en caso de alteración del peso.

Mastopexia y el sujetador correcto

Como sucede siempre en lo relativo al pecho, cada caso es único, por lo que iremos verificando durante todo el asesoramiento cuáles son los mejores formatos de sujetador para tu nuevo formato de pecho. En este tipo de cirugías, el volumen del pecho podrá mantenerse, sin alterar la talla, pero el formato y la densidad cambiarán, el pecho estará más firme y elevado. Esto puede significar tanto el uso de sujetadores balconnet como plunge o full cup, lo importante es que respeten el tejido mamario y lo sujeten. 

Sujetador para dormir y sujetador de deporte tras la cirugía

El uso del sujetador sin aros, para estar en casa, es esencial durante los primeros meses tras la cirugía, de manera en que se consiga mantener la comodidad y la sujeción correcta de la mama para prolongar la belleza del pecho. Se podrá continuar con esta práctica tras el periodo de recuperación, siendo de ayuda en el mantenimiento y la pr3eservación de la densidad y firmeza del pecho. Cuando se practica ejercicio, sea de bajo o alto impacto, se seguirá necesitando un buen sujetador de deporte, en la talla correcta, que sujete e inmovilice los movimientos del pecho. El pecho se mueve de varias maneras durante la práctica deportiva, movimientos que sin la sujeción adecuada a nivel talla y modelo, podrán dañar y romper los ligamentos Cooper, contribuyendo a que el pecho pierda el formato conseguido con la operación.